.
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Uno lee por ahí un tutorial sobre «cómo fabricar una funda de móvil casera», coloreando maicena con pintura acrílica, y se hace a la idea de que cualquiera podría hacer lo mismo.

En cierto modo sí, podrías, pero el resultado seguramente sea, cuando menos, dudoso. Y es que cuando se diseña un móvil también se empieza a pensar en los accesorios que lo acompañarán, teniendo en cuenta tanto el diseño de ese smartphone como las necesidades de los usuarios que lo van a tener.

Fabricantes como BQ tienen en cuenta cómo diseñarán sus accesorios desde el momento han marcado el modelo final, para complementarlo en base a sus especificaciones.

Accesorios oficiales BQ

Una vez finalizado el diseño del terminal son analizados los accesorios para conseguir los que mejor se adapten al producto. En este instante se determinan los materiales y las funcionalidades que aportarán. Cuando la estrategia de accesorios está definida, se comienza a dar forma a los primeros bocetos.

Como expone Carmen Barquilla, Mechanical analysis engineer de BQ, «una vez tenemos la idea sobre el papel, esta se empieza a modelar en 3D y se seleccionan los colores, materiales y acabados definitivos de la funda. Se validan los diseños tanto por los ingenieros mecánicos, como por parte del fabricante, y comienza la producción de moldes. Tras tres iteraciones de desarrollo y validación, la funda está lista para producirse en masa».

¿Hasta qué punto protege una funda? ¿Se tiene una estadística del grado de protección adicional? No exactamente. Como indican desde el propio dept. de BQ «no olvidemos que estamos en un entorno controlado, con unos ensayos, que, aunque aceleren el envejecimiento del producto, no pueden en ningún caso imitar todos los escenarios posibles en el uso diario. Hemos llegado a observar que el terminal con funda resistía hasta el doble de golpes que el terminal sin funda, pero este no es un dato que podamos extrapolar a todas las fundas ni a todos los dispositivos».

Accesorios oficiales BQ

El mismo plan de pruebas que pasa un smartphone, lo pasa la funda con el dispositivo. Las pruebas, en el caso del fabricante BQ, consisten en «unos 50 ensayos repartidos en los bloques de Envejecimiento Acelerado, Ensayos Mecánicos, Coating Tests, Ensayos Ambientales y Durabilidadcompletarían el ciclo de pruebas que han de pasar las muestras durante su fase de desarrollo. Los umbrales de algunos ensayos mecánicos aumentan debido a que la exigencia de fiabilidad ante impactos del dispositivo con funda es mayor que la del dispositivo sin funda».

La verdad sobre el calor

Existe una creencia sentenciada que las fundas pueden ser contraproducentes, ya que limitarían la capacidad conductiva de los materiales para disipar el calor excedente del terminal.

Esta es una verdad a medias: aunque las fundas añaden una nueva capa que reduce la capacidad de disipar calor contra el ambiente, esto apenas afecta a la temperatura máxima que alcanzan los dispositivos o a la velocidad con la que se calientan.

Volviendo al comienzo, la clave está en mantener un equilibrio preciso entre funcionalidad y usabilidad: «si las fundas fueran de algún material especialmente aislante o de un grosor exagerado, su efecto sería mucho mayor y sí que podrían llegar a suponer una elevación notable de la temperatura en el dispositivo. En este caso, las protecciones sobre la temperatura actuarían antes de lo esperado y protegerían al dispositivo, pero mermarían mucho la experiencia de usuario», indican desde BQ.

¿Y qué hay de las normativas CE?

Accesorios oficiales BQ

Las fundas no nacen para ser un bonito lienzo que lucir, sino que persiguen conceder un extra de resistencia a la pantalla, otorgar un grado adicional de protección contra golpes.

Por un lado existen los bumper, las protecciones laterales, ideales tanto para el dispositivo que se araña con facilidad como para el endeble. Por otro están los flip flexibles de gel o silicona, adecuados para amortiguar golpes. Pero unas y otras terminan siendo un dolor de cabeza si no cumplen con unos mínimos estándares de calidad.

Como decíamos al principio, muchas fundas baratas parten de fabricaciones pseudo-artesanales, amateur o producidas en masa, sin controles de calidad mediante. Prima el precio sobre los materiales, así que su durabilidad suele ser escasa y, además, no pocas veces surgen incompatibilidades con los conectores, bloquean la salida de los altavoces, taponan o limitan el cerco de visión de la cámara, etcétera.

Accesorios oficiales BQ

La clave está en las normativas CE. Este sello de calidad nos dice que el producto ha sido evaluado antes de entrar al mercado, que existe un organismo notificando que el producto ha cumplido con los requisitos de seguridad, salud y protección ambiental pertinentes. Esto tiene un coste, pero también una garantía.

Y ojo porque, dependiendo del acuerdo de fabricante, podemos acabar perdiendo hasta nuestra garantía.

Pongamos por ejemplo la tradicional cubierta de estuche con pastilla magnética. Si el imán es demasiado potente puede llegar a causar problemas sobre la pantalla táctil y arañarla si se desprende. Si una funda no pertenece al OEM (Original Equipment Manufacturer), es decir, al fabricante original o al productor que trabaja para la marca oficial, puedes llegar a perder tu garantía de mantenimiento.

Be original, my friend

¿Tiene alguna función práctica lucir una funda oficial más allá de contar con un bonito logo corporativo? Sí. De hecho, es bastante evidente: nadie conoce mejor un producto que su creador. Todo teléfono móvil sigue un ciclo, un circuitoLos accesorios de protección oficiales se diseñan a la par que el producto, tras numerosas pruebas de validación. Por esto se dice que la mejor funda siempre será aquella que haya contado con el visto bueno de los ingenieros y soportes oficiales.

 Accesorios oficiales BQ

Muchos fabricantes apuestan por un «sistema de protección integral». Esto es: llevar un paso más allá la integridad de un producto —especialmente en gamas superiores— a través de sus accesorios. La española BQ cuenta con sus fundas Hybrid —exclusivas para Aquaris X Pro y Aquaris X—, hechas a medida, sin crear puntos ciegos y sin taponar o ejercer una presión residual que a largo plazo deteriore la botonera.

Y por si alguien se pregunta «quién protege a los protectores», las fundas Hybrid han sido tratadas de distintas formas. Cuentan, por un lado, con un sistema anti-slip para evitar que se escurra de la mano y, por otro lado, con un procedimiento anti-scratch para evitar arañazos, evitando que se acumule el polvo o residuos.