.
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Si te pedimos que pienses en una aplicación práctica en la que la impresión 3D pueda ayudar, seguramente te venga a la cabeza el diseño de prototipos. De hecho, es una de sus grandes prestaciones. Tanto que incluso se está utilizando para el diseño de los vehículos Hyperloop por parte de los participantes españoles.

Pero las posibilidades de esta tecnología van mucho más allá y están dándole la vuelta a industrias y mercados muy establecidos, con larga tradición y en los que, quizá, nunca te hubieras planteado que la impresión 3D tenía mucho qué ofrecer, como la cirugía.

Una camiseta con un diseño hecho en 3D. La fabricación de tejidos que parecen bordados a mano. Un prototipo de sofá. O un corazón para un recién nacido. Las posibilidades de la impresión 3D son tan amplias como nuestra imaginación alcance y estos cinco soñadores españoles han conseguido hacerlos realidad.

Porque lo cierto es que la impresión 3D es una realidad con la que se pueden hacer muchas cosas en estos momentos y con usos tan diversos como por explorar. Y hay varios visionarios españoles que están sabiendo sacar partido de esta tecnología mediante impresoras 3D de BQ.

BQ Impresión 3D

Adiós a las escayolas para los huesos

Por ejemplo, la impresión 3D está cambiando sectores como el de la medicina. Así, Fiixit es una empresa española que diseña férulas a medidas que podrían sustituir a las escayolas.

De hecho, lo que empezó como una idea imaginativa tiene ya el certificado de la Seguridad Social que le permite trabajar y ofrecer sus impresiones como productos sanitarios, aunque de momento solo trabaja en Málaga. Los traumatólogos de la Sanidad Pública están muy receptivos ante este producto, especialmente para los niños, ya que son más ligeras que las escayolas tradicionales y permiten tener más movilidad al paciente. Además, son sumergibles, por lo que no se estropean en la ducha o en las piscinas.

Quienes acuden por la vía privada, deben abonar entre 120 o 250 euros por la férula, en función del tipo que se necesite imprimir.

Para fabricar esta férula se debe escanear en 3D la parte lesionada del paciente. Apenas 20 segundos después, ya se pueden diseñar, en función de la lesión, las férulas, que serán impresas con la Witbox 2 en las oficinas de la empresa o en las propias ortopedias.

Ferulita lista para ser colocada, esperamos que Diego la disfrute muchísimo!!

Una publicación compartida de Fiixit.es (@fiixit_) el

Probar antes de fabricar

Evidentemente, la impresión 3D también está facilitando la creación de prototipos que permitan validar que un producto está bien diseñado antes de fabricarlo.

Fama es una empresa de sofás que está sacando partido de las posibilidades que la tecnología de impresión 3D le permite. Desde hace un par de años, utilizan estas impresoras para crear prototipos, tanto de determinadas partes de un sofá (como una pata) como ahora para la impresión del producto entero.

Además del ahorro de costes que conlleva, la compañía asegura que gracias a esta tecnología han podido mejorar sus diseños y ver si algunas de sus ideas se podían realmente plasmar en un producto final.

¿Camiseta con mensaje? Sí, hecha con 3D

Las camisetas con mensajes nunca han dejado de estar de moda. Pero si aún crees que una pegatina especial adherida con una plancha de calor es la opción, estás desfasado. Chuic es una empresa española que está formada por una pareja de jóvenes que están firmementes convencidos de que se puede ir a la última en moda, diseño y nuevas tecnologías.

Su oferta es, sobre todo, de camisetas (tanto blancas como negras) pero lo que les hace completamente diferente es que el mensaje o dibujo que llevan no está bordado ni serigrafiado, sino que está hecho con una impresora 3D.

Además de esta oferta textil, también puedes encontrar otro tipo de accesorios, como llaveros y pendientes fabricados con esta tecnología. Los llaveros están fabricados con filaflex (material flexible) y puedes elegir entre flamencos, cactus, imperdibles o piñas.

Pero no es la única ropa que se trabaja con impresoras 3D. De hecho, seguramente recordarás un reciente desfile de la Mercedes Benz Fashion Week de Madrid otoño/invierno 2016-2017 en la que un diseñador español subió una creación realizada con impresora 3D.

Moda pasajera, material biodegradable

Aquello fue posible gracias a Comme Des Machineses, que desde 2015 están ofreciendo las posibilidades de la tecnología 3D a todas aquellas industrias que puedan aprovechar estos tejidos impresos. Además, no pienses que se trata de prototipos, sino que este tipo de tejidos es para hacer creaciones que poder lucir y llevar por la calle.

Este estudio empezó imprimiendo un botón gracias a la ayuda de un amigo maker. Pero después se dieron cuenta de las posibilidades que la impresión 3D les ofrecía, sobre todo para cumplir con uno de sus objetivos: no hacer las cosas más deprisa, sino mejor. Además, solo trabajan con aquellas impresoras que les permite utilizar materiales biodegradables o reciclados.

¿Ventajas? Muchas: te puedes hacer un diseño a medida, más creativo y con materiales sostenibles. Además, tardas menos tiempo en tener tu creación terminada y, según este estudio, a precios muy competitivos. Aran Azkarate, una de las fundadoras del estudio, llega a asegurar que la impresión 3D está a caballo entre la artesanía y la fabricación en serie, por lo que es la manufactura del siglo XXI.

A corazón abierto

Pero la impresión 3D también se utiliza incluso para las cirujías a corazón abierto. El Hospital Virgen del Rocío de Sevilla emplea esta tecnología en varias especialidades, entre ellas Cirugía Plástica, Maxilofacial, Neurocirugía, Traumatología, Cirugía Oncológica, Cirugía cardiaca/Cardiología, etc.

De hecho, hace unos meses eran más de 1.700 los pacientes a los que se le había hecho un modelo virtual para planificación quirúrgica en este centro. En más de 400 de los casos se han empleado modelos impresos en 3D como soporte a la planificación.

Una de las áreas en las que más éxito se está cosechando es en cardiología, especialmente en infantil. Así, se están imprimiendo corazones de aquellos recién nacidos con cardiopatías congénitas. De los más de 50 casos de corazones cuyo tratamiento se ha visto influido por la impresión 3D, 40 son en niños.

Aunque un órgano adulto es más complejo de fabricar, la dificultad de los modelos infantiles está en que, al ser muy pequeños, la resolución y el detalle son fundamentales. El equipo médico asegura que hay un antes y un después tras la utilización de la impresora 3D Witbox 2 de BQ para la impresión de órganos infantiles, con la que se puede imprimir con filamentos flexibles y con un nivel de detalles muy alto.

Foto | Facebook de Fiixit