.
Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

A todos nos encanta poder tomar grandes fotografías como recuerdo o para compartirlas en las redes, y nos gusta hacerlo con la mejor cámara posible. Pero como saben los buenos fotógrafos, no hay mejor cámara que la que tienes siempre encima en el momento oportuno, porque el momento no va a esperar a que vayas a buscar la cámara. Por eso, nuestro móvil se ha convertido en la mejor herramienta para inmortalizar los momentos y tomar retratos en todas las situaciones.

Sabiendo eso, no es de extrañar que las cámaras que incorporan nuestros smartphones hagan acopio de todas las tecnologías más avanzadas para ayudarnos a conseguirlo, como han hecho los ingenieros españoles de BQ en su dispositivo estrella y que hoy usaremos para mostrar 6 trucos que hasta hace poco estaban reservados a grandes cámaras profesionales y que ahora puedes hacer tú mismo con tu móvil para tomar grandes retratos.

Simular poca profundidad de campo

Las cámaras réflex, al tener unos objetivos de longitudes focales mayores, pueden reducir la zona enfocada de una fotografía, esto es, la profundidad de campo. Es decir, pueden conseguir mediante métodos ópticos que solo una parte de la escena esté enfocada y que el fondo aparezca desenfocado, dotando de mayor relevancia al sujeto central al que estamos fotografiando.

Pero gracias a la incorporación de una doble cámara y mediante un análisis software, ahora podemos simular este efecto de desenfoque o bokeh en nuestro móvil. Para ello, ambas cámaras hacen un análisis de profundidad de la escena, detectando el sujeto que está en primer plano, y mediante una detección de los colores y contraste que este hace con el fondo, es capaz de distinguir y separar ambos, dejando solamente al sujeto perfectamente enfocado y dándole un efecto bokeh a todo lo demás. Así, nuestros retratos consiguen darle un protagonismo especial a nuestro modelo y llegan a compararse con aquellos hechos con cámaras mucho más grandes.

Controlar la sensibilidad ISO

Los móviles actuales no solo permiten que un avanzado software nos consiga la mejor foto, también nos otorgan mayor control al contar con modos manuales para que nosotros elijamos los parámetros que sabemos que nos darán la mejor foto. Así, entre ellos podemos controlar la sensibilidad con la que tomamos la escena.

Esto nos permite conseguir mejores fotos que si dejásemos elegir a la cámara en modo automático. Un ejemplo es en las fotos nocturnas donde, debido a la falta de luz, la cámara busca subir al máximo la sensibilidad para poder hacer una foto a pulso sin que salga movida. Pero esto lleva el indeseado efecto de introducir ruido y empeorar la imagen, algo muy apreciable en ISO cercano al 1600. Sin embargo, si contando con los ajustes manuales y un trípode, podemos elegir hacer una foto lenta y con ISO 100, consiguiendo una imagen más limpia y con mucha más calidad, como se aprecia en el ejemplo siguiente.

Ajustar la velocidad de obturación

Otro parámetro que hasta hace poco estaba limitado a las grandes cámaras profesionales y que ahora podemos controlar a nuestro antojo en el móvil para conseguir grandes retratos es la velocidad de obturación. Con ella, podemos decidir cuánto tiempo dura la fotografía que tomamos. Y eso nos brinda un abanico de posibilidades enorme a la hora de tomar fotos más originales y en muchas más situaciones.

Por ejemplo, cuando hay mucha luz podemos tomar fotos tan rápidas que congelen en el tiempo objetos muy rápidos como las gotas de agua de una fuente, el vuelo de un pájaro o una persona corriendo. Esto podríamos conseguirlo con fotos a partir de 1/1000s, pero con el BQ Aquaris X2 Pro podemos llegar hasta la friolera cifra de 1/6400s, capaz de congelar en el tiempo hasta a un F1.

Y por otro lado, podemos tomar fotos de larga exposición igual que hacen los fotógrafos con cámaras profesionales en las fotos nocturnas. Colocando el móvil en un trípode y seleccionando una velocidad de obturación de varios segundos podemos conseguir además captar el movimiento de un objeto luminoso que se desplace y hacer fotos tan espectaculares como las de lightpainting, que permiten pintar en el aire lo que queramos con una simple linterna.

Guardar el archivo RAW

Quizás una de las cosas más desconocidas pero a la vez más útiles que podemos hacer hoy para imitar a los grandes profesionales de la fotografía es el poder obtener un archivo con toda la información en bruto de la toma. Es decir, además del clásico archivo en JPEG que solemos compartir por internet, ahora podemos tener un archivo extra que contrendrá toda la información de colores y luminosidad para que, si tenemos un poco de paciencia, podamos editar nosotros la foto a nuestro gusto con mucha más calidad de la que obtendríamos si lo hiciéramos en JPEG.

Este formato estaba reservado a grandes cámaras hasta hace muy poco, y cada fabricante tiene su propio tipo de archivo, pero por suerte hay un formato RAW que es estándar y que puede leer cualquier editor de fotos profesional, y es el formato de archivo DNG, de las siglas Digital Negative. Literalmente, es como tener el negativo de las antiguas cámaras analógicas, pero en nuestro móvil.

Enfoque manual

Otro truco que normalmente estaba reservado a las cámaras con objetivos con anillo manual, y que ahora podemos disfrutar en nuestro smartphone. Normalmente dejamos que la app de la cámara enfoque automáticamente o hacemos un toque en la pantalla sobre el sujeto que queremos enfocar, pero hay veces que este método de enfoque no acierta totalmente.

Esto ocurre especialmente con las fotos macro, aquéllas hechas muy de cerca. En este tipo de fotos es muy fácil que el enfoque automático se vaya a un punto que no es exactamente el que queremos, por lo que la opción de enfocar manualmente es la mejor solución. Con ella, podemos fijar el punto de foco en la distancia que queramos y entonces ver en la pantalla, gracias a la visualización en tiempo real, el momento exacto en el que está enfocado el punto que queremos.

Superar las situaciones de alto contraste con el HDR

Finalmente, uno de los mayores avances que ha tenido la fotografía móvil a la hora de igualar el poder de las cámaras réflex es la capacidad de obtener una foto con un alto rango dinámico de manera muy fácil. Normalmente, la capacidad para tomar una foto en la que se vean bien tanto las partes con mucha luz y aquéllas con poca luz a la vez es muy limitada. Por eso, solemos decir que es mala idea hacer un retrato a contraluz… O lo era.

Porque gracias al avance de la tecnología y a la gran velocidad de procesamiento de nuestro móvil, como el BQ Aquaris X2 Pro, ahora podemos hacer una foto High Dynamic Range en la que realmente se toman 3 fotos simultáneamente y se combinan perfectamente para obtener así una iluminación más rica tanto del cielo y el fondo como de nuestro modelo, además de colores más vivos y una mayor cantidad de detalle, aunque unos estén en sombra y otros bajo la luz.